Rojo Sangre: 10 años a puro género

Largometraje Documental sobre el cine de género en Argentina

A modo de registro generacional, el documental Buenos Aires Rojo Sangre: 10 años a puro género repasa, a través del testimonio de gran parte de sus protagonistas, los diez años de historia del festival Rojo Sangre. Además, detalla las problemáticas referidas al cine de género en la Argentina, bajo la imperiosa necesidad de otorgar productos de alta calidad cuidando siempre los presupuestos. Por su parte, pone de manifiesto los avances de la ‘escena cinematográfica ultraindependiente’ por establecer un mercado de cine de género local, contando –allí- con vividos relatos en primera persona de los mismos realizadores, productores y críticos que han participado a lo largo de estos años del festival.

Repaso de los diez años de historia del festival Rojo Sangre. Además, se detallan las problemáticas referidas al cine de género (Terror) en la Argentina. Por su parte, pone de manifiesto los avances de la "escena cinematográfica ultraindependiente" por establecer un mercado de cine de género local, contando –allí- con vividos relatos en primera persona de los mismos realizadores, productores y críticos que han participado del festival.

Reseñas y Críticas

"Estrenado bajo designio conmemorativo en el décimo Buenos Aires Rojo Sangre y proyectado con éxito en Sitges 2010, este documental dirigido por Elián Aguilar demuestra cómo, en motor de la pasión por la movida independiente (sí, aquella posada al margen de comercialidades), es posible un cine de terror sostenido en la económica premisa de: presupuestos módicos e imaginación bondadosa. Este valioso documento reúne, cual abordaje definitivo, testimonios de todos los protagonistas del movimiento conocido como HorrAR, dialogando extensivamente sobre cine de género y explotation, siempre considerando al mismísimo festival como patrón. Gracias a su cadencia ilustrativa –podría decirse, por qué no, gracias a su necesaria didáctica- Buenos Aires Rojo Sangre: 10 años a puro género (2010) resultará estimulante tanto para espectadores novatos como a cinéfilos de fuste. Así, las ganas de ver y hacer cine se transformarán en realidad y, por supuesto, el deseo de pertenecer se verá al alcance de la mano. Sin ánimos de exagerar, más teniendo en cuenta su notable valor cultural, histórico e identitario, es éste un documental ineludible para todo amante del cine de terror made in Argentina." (Hernán Panessi)